blurred cannabis background2
Cover skewed lines

Endoca Historia

Donde todo comenzó….

Hace casi 10 años mi historia comenzó mientras estudiaba biotecnología y genética en la Universidad de Copenhague. Durante mi tiempo allí viajé por África trabajando en proyectos para ayudar a aumentar la esperanza de vida de las personas en la región de Zulu, que sufrían de SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). La mayor parte de mi tiempo lo pasé en clínicas móviles implementando la medicina convencional. De hecho, vi cómo los medicamentos que proporcionábamos contribuían al empeoramiento de las condiciones de los pacientes; a veces, los medicamentos que prescribíamos para otros problemas de salud y enfermedades parecían tener efectos secundarios que ayudaban al SIDA en su desarrollo.

Esto encendió una chispa que me puso en un viaje para crear Endoca. Este viaje hizo que surgiera preguntas sobre todo lo que había aprendido en la universidad y me llevó a buscar alternativas que pudieran recobrar nuestro sistema inmunológico y recuperar la salud sin efectos secundarios. Después de mi búsqueda, descubrí que una correcta nutrición era la respuesta, y que un intenso régimen natural de vitaminas y minerales podría ayudar a las personas a llevar una vida normal.

Endoca History

Descubriendo el CBD

Me percaté de que en los Estados Unidos, había una tendencia creciente, que hizo que multitudes de personas marcharan por las calles en nombre de la legalización del cannabis. Las personas abogaban por el uso de plantas de cannabis para uso médico, que les había ayudado a superar sus síntomas de SIDA. Entonces, volví a la universidad para buscar publicaciones que pudiera encontrar sobre el asunto del cannabis. En mi búsqueda y para mi sorpresa descubrí más de 1000 artículos sobre el tema.

Tenía que saber más, por lo que contacté y hablé con catedráticos y neurólogos sobre los efectos del cannabis, pero desafortunadamente, nadie sabía nada sobre el tema. Esto hizo que aumentara mi interés y curiosidad, y me llevó a preguntarme, ¿por qué el sistema endocannabinoide? uno de los sistemas más importantes en el cuerpo: un sistema que regula el sistema inmune y tiene efectos en el sueño, no se le enseñó a los estudiantes de medicina. Y por qué, a pesar de toda la literatura que existía sobre el tema, no se llegó a discutir en las universidades.

Para mí, el cannabis no era para tanto, no tenía el estigma que muchos otros sí tenían al respecto. Crecí en Dinamarca, donde era ampliamente aceptado por la sociedad, ya que desde 1970 en una ciudad llamada Christiania donde el cannabis se ha vendido abiertamente y sin ningún problema en pequeñas tiendas. Mi aceptación del cannabis estaba tan arraigada, que incluso estaba en mis raíces familiares: mis bisabuelos cultivaban cáñamo e incluso eran famosos porque proporcionaban y prensaban semillas de cáñamo para los agricultores vecinos antes de que la ONU lo hiciera ilegal a nivel mundial.

Después de examinar el tema, solicité una licencia para la investigación y el desarrollo del cáñamo con THC en Dinamarca. Me interesaba investigar cómo crecía el cannabis y los diferentes cannabinoides que existían en él.

Para ofrecer un poco de información sobre la ley danesa: es legal cultivar cáñamo si es para uso medicinal o con fines de investigación. Por lo que el gobierno tomó mi solicitud y la envió de un departamento a otro; siempre diciéndome que recibiría una respuesta pronto. Después de un largo proceso y mucha espera recibí el resultado de mi solicitud: no tuvo éxito. Así que después de dos años de tiempo perdido en solicitudes, intenté otro planteamiento.

Aunque no tuvo éxito, el proceso de la solicitud sí que tuvo un beneficio: mi conocimiento del cannabis aumentaba rápidamente. Ahora sabía que había otros cannabinoides no psicoactivos presentes en la planta del cannabis. Todo esto estaba dando resultados incluso más prometedores que el de la naturaleza psicoactiva del THC.

Empecé a investigar y a experimentar más cultivando diferentes tipos de plantas de cáñamo, que contenían poco o nada de THC, por lo que podía cultivarlas sin licencia. En Europa, el cáñamo sin THC se ha cultivado legalmente desde 1997, así que este fue mi punto de partida que me llevó al cannabinoide CBD.

Durante mis días de investigación pasé horas indagando los archivos de la universidad, encontré estudios de 1982 donde el CBD había sido probado en pacientes con epilepsia y había mostrado resultados prometedores. Seguí experimentando y pude cultivar una variedad de cáñamo que contenía suficiente CBD, pero al mismo tiempo contenía todas las demás macromoléculas que estaban presentes en la planta de cáñamo original.

A medida que el tiempo fue pasando, crecía mi frustración con el clima social en Dinamarca y pude ver cómo las compañías farmacéuticas estaban trabajando con los gobiernos para evitar soluciones maravillosas, inofensivas y naturales a las enfermedades. Una alternativa natural a las drogas farmacéuticas establecidas estaba siendo limitada y controlada.

“Siempre he creído que si algo puede salvar una vida humana, sin causar ningún otro daño, entonces es nuestra responsabilidad como científicos darles la opción a las personas”.

 

Discovering CBD

El viaje hacia Endoca….

Decidí abrir una clínica en Dinamarca que era gratuita, desarrollé un amplio conocimiento de genética/ ciencia y recopilé información en mi propia investigación en medicina natural y convencional. La idea principal detrás de la clínica era comenzar un debate sobre la medicina natural y alentar a los medios a hablar sobre soluciones alternativas que podrían salvar vidas humanas.

En el corazón de la clínica estaba el enfoque del modo de vida en la medicina. Mi objetivo era enseñar a los pacientes cómo usar la medicina natural junto con los medicamentos que ya se les recetaron. Y asimismo, en algunos casos, incluso hubo la oportunidad de reemplazar las drogas con hierbas naturales.

El resultado fue que la gente estaba más interesada en aprender sobre el cáñamo. El sitio web y la clínica fueron los únicos lugares en los que se discutió el tema en Dinamarca, por lo que cada vez más personas acudían para informarse. Desde ese momento, la gente comenzó a pedir productos; y comencé a dar extractos y semillas de cáñamo de CBD, para que las personas pudieran hacer su propia medicina. El impacto de la clínica y la ayuda que brindó se pudo ver en testimonios de pacientes y recomendaciones que fueron de boca en boca que aumentaron el número de personas que acudieron.

“Mi objetivo era ayudar a cambiar la percepción del mundo sobre el cannabis al hacer que los cannabinoides no psicoactivos estén disponibles para las masas y, al mismo tiempo, afectar la fortaleza de la industria farmacéutica”.

Para aumentar mi capacidad de investigación, comencé a cobrar por el aceite de cáñamo y usar el dinero para cultivar más cáñamo, construir un laboratorio de alta tecnología e invertir en equipo, lo que proporcionaría un producto de la más alta calidad que garantizara la seguridad del paciente.

Aquí es cuando Endoca comenzó por primera vez. Con el nombre tomado del sistema endocannabinoide, un área apenas explorada en ciencia y medicina que lo relacionó directamente con los cannabinoides. Creé un sitio web y una tienda online, y fue el primero en el mundo en vender CDB online. Mi objetivo principal con la compañía era hacer que los cannabinoides no psicoactivos, principalmente el CBD, estuvieran disponibles para los pacientes que los necesitaban en todo el mundo.

 

Journey to Endoca

Endoca ahora

Hoy cultivamos más de 8000 hectáreas de cáñamo en tierras orgánicas; hemos construido una fábrica que cumple con los estándares farmacéuticos, y seguimos manteniendo la seguridad del paciente como nuestra principal prioridad. Nos aseguramos de que el producto sea limpio y seguro, incluso para personas con un sistema inmune muy bajo.

Hemos crecido hasta convertirnos en un negocio con más de 100 empleados, y estamos trabajando arduamente para optimizar el proceso desde la semilla hasta el producto terminado. Nos esforzamos para que el CBD esté disponible de forma global y asequible sin comprometer la calidad.

La gente sufre de diversas preocupaciones e inquietudes de salud. Lo que hacemos nosotros es crear un producto que les ayude. Es nuestra obligación moral, con nuestro conocimiento del cannabis y el CBD, hacer que los cannabinoides estén disponibles para todos a nivel mundial. Uno de nuestros objetivos es hacer que el CDB sea algo común y habitual en los hogares de personas de todo el mundo para el año 2030, y nuestro objetivo es convertirlo en un alimento básico para el hogar como la sal y el ajo.

A medida que vamos creciendo, traemos a los agricultores locales a bordo y les proporcionamos los conocimientos y el equipo para cultivar cáñamo para Endoca. Transformaremos millones de hectáreas de tierras no ecológicas en tierras de cultivo ecológico. Esto significa que cambiaremos las prácticas agrícolas comunes y les daremos a los agricultores los medios y la tierra para ayudarlos a tomar decisiones más ecológicas y, al hacerlo, lograr un gran impacto positivo en el problema de la contaminación global.